top of page

Lidia Yerbes

lidia.jpg

La expresión visual y plástica en la educación especial

Desde mi punto de vista, la expresión visual y plástica es muy importante para el desarrollo de todos los niños y niñas y jóvenes. Dibujar es una herramienta que permite comunicar y expresar, muchas veces, incluso, lo que no podemos o sabemos decir con palabras. A través de esa práctica también se educa en la sensibilidad. Estos rasgos son aplicables a la educación en general, pero, en concreto, la plástica en la educación especial juega un papel muy importante. A menudo los alumnos con alguna diversidad funcional son muy estrictos y rígidos en la mayoría de aspectos de sus vidas y gracias a esta asignatura los alumnos pueden llegar a romper un poco esta rigidez, a aprender a ser algo más flexibles o, al menos no, a tolerar mejor ciertas cosas como tactos diferentes, sensaciones nuevas, etc., todo ello a través de la experimentación, de tocar nuevas texturas, de ensuciarse las manos… También es una herramienta muy buena para trabajar la motricidad fina y por descontextualizar conceptos, entre otras cosas.
Hay muchas formas de llevar a cabo esta disciplina dentro de una escuela de educación especial, se pueden realizar trabajos más guiados o pautados, con materiales más preparados y adaptados o, por otra parte, se puede practicar de una forma libre , sin muchos patrones, donde los alumnos puedan expresarse y hacer lo que quieran, sin márgenes, cada uno con sus capacidades e intentando que sus limitaciones se vean suplantadas por la ayuda y/o guía del maestro. Así es como a mí me gusta hacerlo. No busco realizar trabajos concretos, precisos y bonitos, lo que quiero es encontrar la belleza en sus manos, sus gestos, sus movimientos, su cabeza, su improvisación y su inspiración haciendo lo que ellos entiendan por ARTE.
Al final, creo que la educación artística lo que hace es reafirmar que todos somos distintos, únicos y auténticos. ¿Y dónde encontramos más diversidad y autenticidad que en una escuela de educación especial?

Lidia Yerbes

bottom of page